¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Nuestra historia. 

Nuestra empresa inició su andadura en las elaboraciones vitivinícolas a comienzos del siglo XX, cuando se logró superar la crisis de la filoxera y las nuevas plantaciones de viñedos comenzaban a peinar los bucólicos valles del municipio de Lledó. Aquellos primeros caldos, elaborados con el mayor sacrificio, sin límite de horas de trabajo, se comercializaban, a lomos de caballerizas, en las demás poblaciones del Matarraña y, de forma especial en los pueblos meridionales de Cataluña, desde la ciudad de Tortosa.

 

Desde entonces, con cerca de un siglo de tradición vitivinícola, la empresa ha llegado a nuestros días, de la mano de sus descendientes: el matrimonio formado por Ismael Albesa y María Teresa Crivillé y sus dos hijos: Carlos y Raquel, no sólo han recogido el testigo de sus bisabuelos, sino que han querido formarse académicamente cursando estudios de Enología, en un deseo por dar un impulso sin precedentes a la empresa familiar, desde 1993 llamada Bodegas Crial Lledó, S.L.

Les vinyes.

El sòl, el clima ...

Nuestras viñas están situadas en su mayoría a las localidades de Lledó y Queretes entre los 300 y 400 m sobre el nivel del mar, donde se cultivan más de 35.000 cepos de las variedades, Garnatxa blanca y tinta con diferentes tipos de clones, Macabeu, Moscatel , Syrah, Cabernet-Sauvignon, Ojo de liebre. También cultivamos la variedad Graciano de manera experimental.Miedo otro banda compramos uva a agricultores que tienen sus cultivos entre otros pueblos de la comarca como Valderrobres, Queretes, Calaceit, Arenys de Lledó o fuera de la Comarca del Matarranya pero dentro de nuestro entorno como Horta de Sant Joan. Todas ellas amparadas por la indicación de calidad de Vinos de la Tierra del bajo Aragón a excepción de Horta de Sant Joan.

Todas estos viñas están plantadas en un tipo de suelo común a la comarca, arcilloso-calcáreo, y bajo unos condiciones climáticas que se destacan por una primavera lluviosa, un verano seco y caluroso (hasta más de 35º), y de nuevo lluvioso, incluso torrencial, en la temporada de vendimia, en otoño. Los inviernos son rigurosos, con heladas matinales, llegando hasta los -14º, y con alguna nevada cada año.

 

SUBIR